Contemporary Art

2012

ODYSSÉES. Paris 2012

         

https://i0.wp.com/farm9.staticflickr.com/8205/8236647381_e869763f79_c.jpg   

https://i0.wp.com/farm9.staticflickr.com/8350/8236646759_8b2d62ef29_c.jpg    https://i0.wp.com/farm9.staticflickr.com/8062/8236646573_f8566ba3d8_c.jpg    https://i2.wp.com/farm9.staticflickr.com/8477/8237714194_4ac1594bfb_z.jpg

 

 

 

Moby Dick, Enlace, Esteban Ruiz  MOBY DICK EXHIBITION

esteban ruiz talleres de creatividad para empresas y ejecutivos

TALLERES DE CREATIVIDAD

 

 

Anuncios

Exposición Pintan Coplas. La Carboneria, Sevilla

   
         
   
        
             
   

Esteban Ruiz presenta hasta final de octubre, junto al Alain Pierson en La Carbonería de Sevilla la exposición “Pintan Coplas”. 15 pinturas sobre papel de 70 x 100 cm con la temética del flamenco

La manera de abordar estos trabajos ha sido a partir de la interpretación de textos de coplas tanto populares como de autor.

PDF del Catálogo:

Texto de FRANCISCO LIRA                                                                                                              

 

TRAZADORES DE SOMBRAS, PULSADORES DE LOS AIRES

…Copla que tiene el secreto de sus ritmos, que rehusa la pauta y la norma,
que existe desde hace siglos y que, sin embargo, aun no está hecha y empieza
a ser de nuevo siempre que la entona una garganta genial…
RAFAEL CANSINOS ASSENS, LA COPLA ANDALUZA
En Pintan coplas, Esteban Ruiz y Alain Pierson, exhiben, a la limón, algo más de una treintena de piezas, obra sobre papel, de pequeño y mediano formato, colección de barnices, dolomitas y monotipos, en los que, estos dos artistas, pulsadores de los aires, trazadores de sombras, y en la vecindad del flamenco, van recogiendo entre sus papeles, a manera de diario pintar, el registro de la vida que transita la copla, esa pasión de oír, que es pasión de ver, en la que sus modos de pintar se verfican; y donde cabe considerar cómo, indistintamente, el vaivén de sus manos en juego, van desplegando una poética visualidad en relación a gestos, trazos, líneas y transparencias asonantes, hasta lograr, de estas notas de oír y ver, un ritmo alternante y discontinuo, pero instintivo y rico en aventuras, al reclamar por un instante nuestra atención, para disfrute y goce de ojos y de oídos. Una vez más, de lo que se trata, y ambos se acercan bien al asunto, es de oír con los ojos y ver con los oídos.

Tiene, de un lado, Esteban Ruiz, entre otras, la rara habilidad en el uso del azar necesario, y el desacostumbrado acierto de trazar, contando ¾que es cantar de otra manera¾, la fugacidad de la vida que pasa y que las coplas recogen; pero, sobre todo, dispone de una rareza: la de fijar lo que va quedando de vivo en los lugares de paso; y hay, también, en los trazos, firmes y decididos, de su ir pintando, como el que no quiere la cosa, un pulso basado en la apropiación del aire de las coplas, un quedarse con su aposento único e irrepetible; por lo que, en ocasiones, su pintar “repentino” se vuelve unas veces vida dibujada, las más dibujado vivir, semejante al mundo que las coplas refieren. Esteban Ruiz, pertenece a la estirpe de sus contemporáneos, ve en su dibujar trazando líneas, no el esbozo de lo pintado, sino el dibujo en que consiste el pintar mismo.

Encontramos, además, en estos ensayos para los ojos, cómo sobre la marcha, improvisando, con pigmentos y líneas volanderas, este pintar entre coplas, se vuelve unas veces narrador de cuentos, las más contador de historias, por mor de una limpia factura del trazo, unos guiños burladores del dibujo y de los ojos, un tentador manojo de mañas y un peculiar manejo de la trama; aunando rigor, levedad y buen hacer: son sólo algunos de los rasgos con los que desengañar la atenta mirada, al contemplar la leve línea, que da vida y renovada fuerza a la gana de pintar de la que se vale este artista-pintor.

De otro lado, Alain Pierson, nos invita, con frescura y verazmente, a retomar, en Pintan coplas, la curiosidad por los extremos entre copla y poesía visual, nunca del todo satisfecha; pero ahondando en la frescura de la línea y el color, abundando también, en poéticas tauricas, y donde las reapropiaciones de trazos de moderna tradición, alcanzan emocionar, ojos y oídos, con gesto contundente, pulso decidido y resuelta mano. Sí, el pulso que dibuja, pausado y volandero, el pulso de Alain Pierson, va desdoblando las trazas de la copla, hasta dejar lo pintado en la aprehensión del momento, pero con su aposento en el aire, como si en estos monotipos no hubiera otro mayor desvelo del que muestran algunos instantes desnudos, donde el abocetamiento es lo que a cada soplo expresivo queda sin expresión, o, dicho de otro modo, donde el trazo avista el vacío expresivo que permanece en cada movimiento.

Las mañas, al fin, de estos dos trazadores de sombras, en el manejo de la mano, el arrojo en volver a disfrutar del ir y venir de las tramas a compás, residen aquí en disponer de una táctica visiva, lo bastante empuntada, que ningún detalle escape al escrutinio de los ojos: haciendo, de estas coplas pintadas, un provechoso, por discreto, encuentro entre ritmo, representación y gesto, porque, en ello, parece descansar el aventurado juego de oír, ver y trazar.

Texto de VICENTE AMIGO

Cuando leo un fragmento de un libro que me conmueve o escucho una frase que cala en mí y me hace crecer, siempre afirmo en mis adentros que ” la palabra es el hecho “, como la imagen puede ser la palabra. Y el hecho es que no tengo palabras que hagan justicia a estas obras que hoy expone mi amigo y hermano en el arte, Esteban Ruiz y su amigo Alain Pierson.
Dejándome llevar por la mirada de estos grandes artista, siento el dolor del flamenco en sus cuadros, en los que ha utilizado unos colores y motivos muy diferentes a lo que hasta ahora he podido ver en exposiciones que que tratan sobre el flamenco, por lo que la hacen muy original.
La relación entre los textos escogidos y los cuadros me parece acertada porque dentro del público hay quien quiere por encima de todo saber qué estaba pensando el artista. Y esto le puede ayudar a entenderlo.
Desde mi percepción, estos cuadros hablan muy claro de la vida y la muerte, del destino, de la monotonía del día a día, del sol y la sequía, del agua y la tierra, de la sangre que nos une y nos separa, de la injusticia, de que el más grande se come al chico…… y  por debajo de todo esto, la esperanza.
Creo que una de las virtudes del arte es que despierta percepciones muy diferentes en las distintas personas que gozan de él.
Quiero mostrar mi sincero agradecimiento a Esteban Ruiz y Alain Pierson por haberme invitado a este entrañable paseo por su arte.
Gracias, amigos.

Vicente Amigo.

 

 

Moby Dick, Enlace, Esteban Ruiz  MOBY DICK EXHIBITION

esteban ruiz talleres de creatividad para empresas y ejecutivos

TALLERES DE CREATIVIDAD