Contemporary Art

Entradas etiquetadas como “averroes

Hoteles

La obra de Esteban Ruiz ha sido adquirida por numerosos hoteles donde se pueden disfrutar a lo largo de todo el año.

 

 

CADENA HOSPES

La cadena Hospes de hoteles de cinco estrellas, exhibe en diferentes ciudades una colección de 18 cuadros repartidos por sus salas comunes y habitaciones en un ambiente alto standing.

Hotel Hospes Maricel & Spa – Mallorca          Las Casas del Rey de Baeza – Sevilla

 

 

EL ANTIGUO CONVENTO. CORDOBA

El Antiguo Convento es un edificio del siglo XVII,  posee en cada una de sus 16 habitaciones obra de Esteban Ruiz en gran formato que dialogan de una manera explícita con la magnífica restauración del edificio.

         

 

 

QUINTA DE ILLESCAS. MADRID

El selecto espacio para celebraciones con más historia de Madrid posee el cuadro ” La busca de Averroes“. una obra de 200 x 400 cm. Que estuvo expuesta en el año 2009 en el Instituto Cervantes de Bruselas y en la Casa Gongora en Córdoba.

 

 

NH PALACIO DE LA MERCED. BURGOS

El Hotel NH Palacio de la Merced de Burgos cuenta con cuatro obras de Esteban Ruiz, en gran formato realizadas a la cera.

 

         

 

 

Moby Dick, Enlace, Esteban Ruiz  MOBY DICK EXHIBITION

esteban ruiz talleres de creatividad para empresas y ejecutivos

TALLERES DE CREATIVIDAD

Anuncios

2009 La Busca de Averroes. La sexta mirada. Bruselas – Córdoba

Esteban Ruiz.

Título:La busca de Averroes.

Dimensión: 200 x 400 cm.

Soporte: Arpillera sobre bastidor

Técnica: Oleo, mixta.

Fecha: 2008

Descripción conceptual

La busca de Averrores” es el décimo cuento de los diecisiete que integran “El Aleph“. En el cuento, Borges nos presenta a un Averroes tratando de comprender la Poética de Aristóteles.

La busca de Averroes” es la historia de un estrepitoso fracaso por parte del Comentarista por comprender los conceptos de “comedia” y “tragedia“, al ser el teatro una costumbre ajena a la cultura árabe. Lo que más preocupa al protagonista de la historia es su comentario acerca de la “Poética” de Aristóteles, donde encuentra los términos de “tragedia” y “comedia”. Nadie, en el ámbito del Islam, comprendía lo que querían decir”.

Tras meditar sobre el tema, su atención es distraída por el cantar de unos niños que juegan en la calle, abajo, representando uno de ellos- subido a los hombros de su amigo, que figuraba ser el alminar- el almuédano, y el tercero la congregación de fieles. Poco tarda en terminar el juego, y Averroes ignora que la respuesta se ha manifestado delante suyo: el concepto del teatro, desconocido por el Comentarista, acaba de mostrarse en un inocente juego a partir del cual cobrarían sentido la comedia y la tragedia.

“Aristóteles denomina tragedia a los panegíricos y comedias a las sátiras y anatemas. Admirables tragedias y comedias abundan en las páginas del Corán”

Tras el fracaso, todo se disipa, todo desaparece. La ley de la causalidad nos lleva a un absurdo, para poder entender la tragedia y la comedia, necesitamos un previo, que es el teatro. Así fracasa la busca de Averroes

“El tema de “La busca de Averroes” es éste: si yo elijo a Averroes como protagonista de un cuento, ese Averroes no es realmente Averroes, soy yo.

Por eso, voy evocando a Averroes y al final, al final del relato, comprendo que ese Averroes es simplemente una proyección mía; entonces hago que se mire en el espejo, se mira en el espejo y él no ve a nadie, porque yo no sé qué cara tenía Averroes, y así el cuento se diluye.

Cuando dejo de pensarle, Averroes desaparece.

Analizamos aquí la eterna búsqueda de la identidad y con ella la necesidad de análisis e introspección para poder reconocernos a través de las ideas que configuran nuestro pensamiento. Si no realizamos de una manera constante este ejercicio, que nos propone de una manera muy aguda Borges, perderemos nuestra identidad y desapareceremos, nos diluimos en la masa y en su pensamiento común, homogeneizado, dirigido.

Esta fatuidad de las ideas, que aparecen y desaparecen, nos sorprende al conocer que sistemas de representación, como el teatro y sus conceptos de tragedia y comedia que fueron tan populares el la historia griega, pueden llegar al olvido por la desidia de los hombres, incluso en un gran erudito.

La importancia del contexto en la Córdoba medieval, que en ese momento es el centro del renacimiento intelectual y sensible del mundo, es de vital importancia para comprender el argumento por donde nos deriva el autor. De ahí las descripciones tan detalladas y placenteras que nos relata el autor.

Sentí que la obra se burlaba de mí. Sentí que Averroes, queriendo imaginar lo que es un drama sin haber sospechado lo que es un teatro, no era más absurdo que yo, queriendo imaginar a Averroes, sin otro material que unos adarmes de Renan, de Lane y de Asín Palacios. Sentí, en la última página, que mi narración era un símbolo del hombre que yo fui, mientras la escribía y que, para redactar esa narración, yo tuve que ser aquel hombre y que, para ser aquel hombre, yo tuve que redactar esa narración, y así hasta lo infinito. (En el instante en que yo dejo de creer en él, «Averroes» desaparece.)
El mundo lo configura nuestros pensamientos. Si dejamos de imaginar, el mundo desaparece


Descripción técnica

La obra consta de dos telas sobre bastidor y tablero de 200 x 200 cm cada una lo que nos dá una superficie total de 200 x 400 cm. La arpillera es protegida con una imprimación de carbonato cálcico y látex que la estabiliza y sirve de superficie para pintar. La técnica pictórica es mixta aunque el óleo cuenta como protagonista. Con diferentes cargas de pintura extendida con plana se configura sobre un fondo muy rico en matices, las figuras principales, que van tomando sentido con el contraste que le configura el betún de Judea.

La Busca de Averroes.Vista general de la sala.

La Busca de Averroes.Vista general de la sala.

La sexta Mirada.

La Sexta Mirada es una exposición comisariada por Esteban Ruiz que se exibió en el Instituto Cervantes de Bruselas y en la Casa Gongora de Córdoba en el año 2008 y 2009


Texto de Comisariado

Esteban Ruiz

Todo lo que ahora era verdad, había sido alterado. Todo lo que ahora era verdad, había sido verdad eternamente y lo seguiría siendo. Era muy sencillo. Lo único que se necesitaba era una interminable serie de victorias que cada persona debía lograr contra su propia memoria. A esto le llamaban “control de la realidad”. (…) Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas; emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella, creer que la democracia es imposible y que el Partido es el guardián de la democracia; olvidar cuanto fuera necesario olvidar y no obstante, recurrir a ello, volverlo a traer a la memoria en cuanto se necesitara y luego olvidarlo de nuevo; y, sobre todo, aplicar el mismo proceso al procedimiento mismo. Ésta era la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había realizado un acto de autosugestión“.
George Orwell, “1984”

Es complejo pensar sobre Córdoba si caer en tópicos. Recabar en lo heredado y no quedarse anclado en ese tiempo. Pero, aun así, es necesario conocer ese relato para poder vestir un argumento que funda la emoción impregnada de su historia, con el increíble legado intelectual que esta ciudad ha regalado al mundo.

Nuestra estética actual, en su construcción, pasa necesariamente por Córdoba y su estoicismo. Los conceptos,” honestum”, “pulchrum”, “bonum” y “decorum”, “utile” y “aptum” los relaciona Cicerón en su “De Officis”, bebiendo del las tradiciones platónicas, aristotélicas y estoicas, pasando luego a San Agustín.
Otro camino es el de Avicena que bebe de fuentes griegas. “La belleza o decorum, dicen los arabes, es la cualidad que posee una cosa cuando es tal como debe ser”. Organizan el ritmo y revisan con el álgebra la relación del hombre con el espacio, situandolo de la manera mas certera que ha permanecido hasta nuestros días.
Aristóteles incide en el saber y el estoicismo en el hacer. Entre los romanos, Cicerón concibe la retórica como una disciplina y Quintiliano como un arte practico, “el arte es una capacidad que procede metódicamente, es decir, con orden”. Por eso los estoicos contemplan los dos matices aproximandose ya, en muchos aspectos a la concepción moderna del arte.
Ciceron insiste en el carácter disciplinado del arte. El arte, dice, presenta dos formas: como saber y como realización: “Ars duplex, una in ascientia, alia in actu” (el arte es doble, teórico y practico) (1)

Quiero estas referencias, para argumentar el guión de la exposición “La Sexta Mirada” en la que reencontramos nuevas vías de interpretación del desarrollo creativo, basado en la erudición del proceso intelectual y articulado gracias a la referencia que nos une: Córdoba.

Retomamos con la selección de estos ocho artistas, al estudioso, al analítico, al imaginativo, al comprometido, al coherente con su entorno físico y emocional.  Y reivindico como nefasto en el arte, la relegación que han tenido las formas de pensamiento artístico, llevadas a cabo  a través del análisis y la observacion de los hechos.

Las obras presentadas por los artistas, aunque locales en su enfoque, se hace universales por la transcendencia de los conceptos. Aunque, vuelvo a repetir,  afrontadas desde lo local, desde lo que se conoce, y desde donde hay una verdadera implicación emocional.

Llevamos demasiado tiempo sufriendo la justificación de un arte global creado fuera de las instancias artísticas y siguiendo la estela de los discursos sociales y económicos que reivindican un Global Village.

Este multiculturalismo, es una manera de reprimir la individualidad que fundamenta el humanismo, ya que no respeta en absoluto lo que dice respetar; la singularidad.

“Esta contradición del pensamiento globalizado hace que exista un poderoso descuadre, una contradicción, una desconexión considerable entre la acción realizada y el objetivo perseguido”.(2). Camus nos insiste también sobre la intensidad del descuadre entre la acción y el fin u objetivo en  “Le Mithe de Sisyphe”

Finalmente, nos hemos arropado en la globalización cultural para denostar otras formas diferentes de pensamiento, y nos escudamos en ella para anular cualquier conato de individualidad que se oponga a la uniformidad impuesta desde las estructuras generadoras de ideas. Hoy es bien visible una estética homogeneizada, estructurada dentro de una industria cuyo objetivo es el consumo de productos artísticos. Sin mas. Este consumo se articula en la anulación del individuo y de sus referencias que, al fin y al cabo, son las que nos confieren la riqueza de la diversidad de opiniones.

Al contrario de lo que podríamos pensar y de los objetivos que nos propone esta globalización en sus postulados, hoy, tras la imposición de este sistema que propone evitar los problemas que se derivan de las diferencias culturales, nos encontramos, en realidad, en una gigantesca “cage aux folles”, con enfrentamientos violentos, y la mayor intransigencia cultural que haya tenido el ser humano a lo largo de su historia.

El arte es interpretación, en el momento que se aunan los criterios de interpretación y se homogeneizan, entramos en un arte dirigido. El arte solo cabe desde la individualidad del creador y desde su libre interpretación de esta realidad; y esta individualidad, es la que genera e identifica el arte.

Si Voltaire escribiera hoy un nuevo “Traité sur la Tolérance“, posiblemente ampliaría su crítica mas vehemente a la globalización, como paradigma de la intolerancia.

Me ha parecido emocionante, sugerir a los artistas que intervengan a partir de una lectura de su ciudad, verdaderamente cercana e influyente en la argumentación de sus obras. Esto ha hecho posible la construcción de una exposición con gran solidez en sus fundaciones y resistente a cualquier embite externo. Soy consciente del enfrentamiento que esto supone con estéticas que considero humo creativo y que en muchos aspectos se han diluido junto a logros sociales. Estas se escudandose en la inmediatez, en lo instantáneo, el placer de lo inmediato e inconsecuente.

Considero justo, por lo valioso que tiene esta exposición, comenzar a poner en cuestión un arte que se ha supuesto exclusivo por su intransigencia con los artistas intelectuales, sobre todo en entornos locales y debido a la mediocridad de los analistas.

Este arte con pies de barro se empiezan a desmoronar como la economíaque los ha mantenido. Por el contrario, nos encontramos en “la sexta mirada”, por parte de los artistas, con un ejercicio de honestidad y compromiso, que permanecerá en nuestra memoria y nos hará descubrir una ciudad que aunque haya sido redescubierta en múltiples ocasiones, nos va ha facilitar una nueva lectura que la hará mas cercana a cada uno de nosotros.

Esteban Ruiz

(1) Edgar de Bruyne. “la estética de la edad media
(2)Christian Morel. “Les Décisions Absurdes” Sociologie
des erreurs radical et persistantes.

Esteban Ruiz en el Instituto Cervantes de Bruselas

Esteban Ruiz dialoga con el Ministro de Asuntos Exteriores Miguel Angel Moratinos

Esteban Ruiz conversa con el Ministro de Asuntos Exteriores Miguel Angel Moratinos

Imagenes del montaje de la exposición en Bruselas e inauguración con el Ministro de Asuntos exteriores Miguel Angel Moratinos

Talleres Internacionales de Arte Contemporaneo

El Pais

El Día de Córdoba

20 minutos

ABC

Diario Córdoba

RTVA

Supersticiones

 

 

 

 

Moby Dick, Enlace, Esteban Ruiz  MOBY DICK EXHIBITION

esteban ruiz talleres de creatividad para empresas y ejecutivos

TALLERES DE CREATIVIDAD


Místicos y Personajes Literarios

Esteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte Contemporaneo

Ibn Arabi I                 Ibn Arabi II                 Ibn Arabi III

.

Esteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte Contemporaneo

Don Juan                       Averroes                      Don Quijote

.

Esteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte Contemporaneo

Minotauro I              Minotauro II

.

Esteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte Contemporaneo

Fausto                      San Agustín

.

Esteban Ruiz. Buda I Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte ContemporaneoEsteban Ruiz. Arte Contemporaneo
Buda I                        Alma                       Buda II

.

Esteban Ruiz. Arte Contemporaneo

Dante

.

.

.

ESCULTURAS E INTALACIONES

El Arte que nos fuerza a pensar


El arte de Esteban Ruíz es ante todo espiritual.

Espiritual en su sentido etimológico “spiritualis” significa propio de la respiración. Sus obras tienen un ritmo propio, un ritmo de respiración propio. Encontramos aquí una importante referencia oriental en su obra : la coincidencia entre un vacio simbólico ( por la presencia de circulos, volúmenes, “bastones”, cadáveres de peces, en el vacío ), y el vacío interior a reencontrar, como los sabios orientales nos invitan.
Espiritual tambien porque su deseo profundo es de sobrepasar la materia : esto que obstaculiza para llegar al Origen, lo Ideal, lo Absoluto. Este obstáculo, no es la Materia concebida como entidad metafísica que viene etimológicamente de mater : la madre, la fuente que aún asi, también está presente en su obra, sino la materia como oposición al espíritu : lo percebido por los sentidos o lo que permite encarnarse a las ideas, y realizarse al espíritu creador.
A la manera de los físicos actuales del átomo, la materia tiende entonces a perder su consistencia y el carácter concreto que le da el sentido común ; y las entidades donde ella está constituida no son directamente observables sino cada vez más abstractas y conceptuales. De esta manera el espíritu en sus obras quiere hacer olvidar la materia misma de la tela, de la tela misma, como en sus nuevos trabajos que cuestionan la idea misma del cuadro como objeto, y como objeto fijo. Las técnicas de expresión son consideradas por el artista como simples instrumentos y el lenguaje pictórico como uno más.
Es por esto que la recepción de la obra de Esteban Ruíz puede ser fruto de un malentendido. Nos gusta o nos puede gustar su obra por aspectos que el artista considera sin importancia (el aspecto sensible y material del cuadro). No importa, ya que lo esencial no sea lo que el artista quiere decir ,-sus ideas, su lenguaje lleno de símbolos como un nuevo lenguaje esotérico diriguido a los iniciados- sino lo que la obra nos da que pensar. Esta provocación a pensar no se hace solamente por los conceptos implícitos o explícitos de la obra sino más bien por la expresión de una tonalidad afectiva.
Esta tonalidad afectiva que es una bocanada de aire (de la respiración y del espíritu) da la impresión de misterio por presencias ambiguas. Presencia de textos que forman a la vez parte integrante de la obra y también del pensamiento encarnado en estos mitos -Don Quijote, Don Juan, Fausto, por ejemplo- presencia paradójica de desnudez -que es el vacío como fuerza que llena este espacio y como desaparición del aspecto material de la obra-, presencia obsesiva de sus números sagrados, pero tambien de la materia misma de la tela que vuelve como para vengarse.
Por tanto la verdad de la obra no se deja encerrar en la comprensión de ideas conscientes del artista, ni en las referencias diversas de su obra (religiones primitivas, la cultura oriental, o la física moderna) ni en ninguna interpretación. Su fuerza es la de una “máquina” de pensar, que nos fuerza a pensar.

Sebastien Courtois. Paris

Art to think
 Esteban Ruiz’s art is first and foremost spiritual. In its etymological sense, spiritualis means characteristic of breathing.

His works have a characteristic beat, a characteristic breathing beat. We find an important Eastern reference on his work: the coincidence between a symbolic gap (the presence of circles, volumes, “sticks”, fishes carcasses in the gap) and the inside gap which we have to meet again in the way that Eastern sages invite us.
It is also spiritual because of his deep wish of going over the matter: what makes impossible to reach the Origin, the Ideal, the Absolute. This obstacle is not the Matter conceived like a metaphysical entity which has its etymological origins in the mater: the mother, the source that is also present in his work, but matter as opposite to the spirit: what is perceived by senses,or what makes possible that ideas become incarnated and that the Creator fulfill himself.
In the style of the actual atom physicists, the matter has a tendency to lose its consistency and the concret character that the common sense gives to it; and the entities where it is set up are not directly observed but they are more and more abstract and conceptual. In that way, the spirit of his works wants to make forget just the matter of the material, of the material itself, like in his new works which questionate the idea itself of the painting like an object, and like a fixed object.The techniques of expression are considerated by the artist just like instruments and the pictorical language like one more.
This is why the perception of Esteban Ruiz’s work may be the result of a misunderstanding. We like or we might like his work because of aspects that the artist considers without any importance (the sensitive and material aspect). This is not important since the important thing is not what the artist means,( his ideas, his language full of symbols like a new esoteric language adressed to initiated) but how the work makes you think. This provocation of thought doesn’t arise just because of the implicit or explicit concepts of the play itself but because of the expression of an emotional tonality .
This emotional tonality, which is a mouthfull ( of breathing and of spirit), seems mysterious due to the presence of certain ambiguities. The presenceof texts that are an essential part of the play and at the same time, belongs to the embodied thought of those myths- Don Quixote, Don Juan, Faust, for example-paradoxical presence of nudity- which is the gap like strength that fill this space and like disappearance of the material aspect of the work-, obsessive presence of his sacred scenes, but also of the material matter that comes back to take revenge.
Consequently, the truth of his work is not to be found in the understanding of the artist’s conscious ideas, or in the different references of his work (primitive religions, the Eastern culture, or the moder physic) or in any interpretation at all. His strength is that of a “machine” of thinking that force us to think.

Sebastien Courtois. Paris

 

 

 

 

Moby Dick, Enlace, Esteban Ruiz  MOBY DICK EXHIBITION

esteban ruiz talleres de creatividad para empresas y ejecutivos

TALLERES DE CREATIVIDAD